RPC 9627-95510 | RPM 9546-42655
Síguenos en:


Noticias


¿Cómo incrementar la vida útil de sus equipos de refrigeración?



Para asegurar el buen estado de sus equipos e instalaciones de refrigeración se debe implementar un programa de mantenimiento dentro de la organización. Sin embargo, estas prácticas pueden no ser suficientes. En ocasiones, aunque las máquinas se encuentren en buen estado, el personal de producción, encargado de operar estos equipos, no las utilizan como es debido, por falta de capacitación del empleador y, peor aún, no cuida estos elementos por poca ética de trabajo. Además, en varias empresas, la gestión del mantenimiento no se aplica como corresponde, pues sólo se preocupan del departamento de mantenimiento y no de la gestión en su totalidad.

Existen cuatro tipos de mantenimiento:

Mantenimiento Preventivo: El que sigue las indicaciones recomendadas por el fabricante. Por ejemplo, el mantenimiento que los usuarios de autos nuevos realizan en un concesionario autorizado.

Mantenimiento Predictivo: Este mantenimiento es muy utilizado en máquinas críticas, las que no pueden detenerse de improviso, sino que mediante una coordinación con el departamento productivo. Se basa en la medición de parámetros específicos en la máquina, tales como aislamiento, temperatura, corrientes y vibraciones.

Mantenimiento Correctivo Planificado: Este mantenimiento corrige una avería en alguna máquina, previa planificación con el departamento productivo.

Mantenimiento Correctivo No Planificado: Corrige las averías en las máquinas cuando se presentan de improviso.

En Japón se generó el concepto de Mantenimiento Productivo Total (TPM), que crea una nueva filosofía de trabajo involucrando a toda la empresa en las labores de mantenimiento, aprendiendo de los errores utilizando filosofías de trabajo como "Kaizen", que significa "Mejora Continua en Todo".

Al aplicar TPM se garantiza que las máquinas aumenten su vida útil, debido a que se gestiona de mejor forma el mantenimiento, involucrando al departamento de mantención y los operarios. De este modo, se reduce considerablemente el número de fallas.